Probablemente mucha gente que no oye hablar nunca de rugby lo haya hecho últimamente. Claro, bien se afanan los medios en sacar rugby cuando hay golpes y peleas como la del vídeo que os pongo. No sale rugby en informativos y alguna reseña en diarios deportivos (que se deberían llamar diarios futboleros). Algunos, en la contraportada ponen una tia en paños menores, pero ¿rugby? No! Eso no.
Pues bien, os voy a dar mi visión como rugbier de este hecho que SÍ sale por algún informativo, diario futbolero y algún sitio más. Sólo porque esos detalles no van a ser comentados ni puestos en valor. No justifico en absoluto este comportamiento, pero hay detalles que igual se escapan y merecen comentario.
1: De cara
Cree que le tiene que dar y le da. No se esconde. No engaña a nadie. Va de frente y le da. No busca engañar al árbitro. En ese momento cree que le tiene que zumbar, saca pecho y le zumba.

2: El equipo
Nadie de su propio equipo le vitorea. No le alientan como un campeón. Alguno recrimina la acción del contrario que inicia el cabreo del agresor. El equipo del agredido sí sale en defensa de su compañero, está claro que esa agresión no es normal. Y van a atajar el tema como pueden. Se zumban, pero la mayoría de ellos busca la calma y para la tangana.

3: El árbitro
Nadie se encara a él coaccionando ni insultando. Sólo uno parece que va pero se lo piensa. El árbitro le saca la roja, como debe ser. ¿Veis a algún jugador pidiendo explicaciones por la roja? ¿se tira algún jugador sancionado a reclamar? ¿Montan algún espectáculo lamentable como críos en una guardería? Pues no lo hacen. Saben que se ha ganado la roja. Y punto. No hay más. A lo hecho pecho.

4: La vergüenza
El agresor se va hundido en la miseria. Quiere que la tierra se lo trague. Siente vergüenza. Ha fallado a todos sus compañeros. Ha fallado al rugby. Lo sabe y así lo declaró después. Casi no puede mirar a sus compañeros a la cara.

5: El público
Cuando sale por el vídeo marcador la repetición todo el publico emite un sonido de reproche. Da igual que sea seguidor de él o del contrario. Eso esta mal y todos lo saben. Queda claro para ellos. No hay disputas entre aficionados, lo han visto todos por la pantalla gigante del estadio y queda claro.

6: El entrenador
Su cara habla por si sola. Desaprobación absoluta. No tiene reproches para el árbitro ni para nadie nadie más que no sea su jugador.

7: El agredido
En declaraciones posteriores al partido no justifica los hechos, pero afirma que el también se ha calentado en algunos partidos y que lo comprende. Acepta las disculpas realmente. Todos somos humanos y erramos alguna vez.

8: La sanción
Está por llegar, pero tened claro que va a ser ejemplar. Sólo el primer golpe puede pasar como un lance del juego, un calentón que se paga con una tarjeta roja y la vergüenza de dejar a tu equipo en inferioridad por ser incapaz de controlarte. Pero ya el segundo, con unos segundos de tiempo para templar nervios, es algo que va a pagar muy caro. Ya lo veréis.

Espero que no se me malinterprete con estos comentarios. Mi reproche hacia este tipo de acciones es máximo. Pero también lo es hacia los que atacan al rugby y sólo lo sacan a la luz cuando suceden estos hechos. Son los mismo que sólo sacan boxeo cuando arrancan una oreja, hockey  cuando se dan guantazos, etc.

Aquí os dejo un vídeo que cuenta lo que SÍ es rugby: http://m.youtube.com/watch?v=u_IVj2m_yFg

Anuncios