image
Rugby

Hay pocas razones por las que un jugador de rugby debe agachar la cabeza. Una es cuando acaba el partido y no ha dado todo lo que tenía. Otra cuando sus compañeros han trabajado más que él, tienen mejor estado de forma y no llega a ayudarles en el campo. El rugby es un deporte exigente que pide compromiso. Compromiso con tus compañeros, entrenando fuerte; lo que no hagas tú lo tendrán que hacer ellos. Compromiso con uno mismo, porque si no sacas todo lo que tienes no serán tus compañeros los que te lo echen en cara. Pero tú, a ti mismo, no te podrás mirar al espejo. Lo mismo da el resultado. Saca tiempo, ponte en forma, entrena todo lo que puedas. En el rugby se juega para ganar y se gana siempre que das todo en el campo.
El rugby es un deporte de honor, donde no hay reparo en reconocer la superioridad del rival. Aquí, en el Rugby, se valora el coraje, el orgullo y el valor. En este juego existe el respeto hacia el que da todo en el campo, rival o compañero. Y se le aplaude igual que al ganador.
Lo mismo da quién tengas delante, a por él. Da igual que minuto de partido esté corriendo, a por todas. Da igual ir ganando o perdiendo, queremos el balón. No importa las veces que te tumben, importa levantarse y continuar; ya llegará la vez en que lo tumbes tú, si entrenas. Pero para eso hay que intentarlo, una y otra vez. En este deporte hay que sacarse de la cabeza cosas como “es que soy pequeño”, “son mejores”, “están más fuertes”. Todo eso puede ser cierto, pero es secundario. A uno mejor le vas a demostrar que te tiene que ganar por ser mejor, pero sin entregarte, ¡Ven a por mi! . Si quiere ganar que se deje la piel para pasarte por encima. Al que sea más grande le vas a placar a los tobillos para que caiga como un saco de patatas. Si el contrario crees que es más fuerte, que te lo demuestre, que tire de espaldas en un placaje; pero levántate antes que él y corre.
Aquí no se bajan los brazos, aquí no hay resultado que condicione, sólo tú pones las condiciones. Y con esas condiciones saldrás al campo y del campo, las llevarás escritas en la frente.
Cómo te portes en el campo te portarás fuera.
El respeto se gana el campo, de tus compañeros y del rival.
Nadie decide si debes agachar tu cabeza. Sólo tú.
VIVA EL RUGBY

Anuncios